martes, 24 de diciembre de 2013

¿Qué vamos a festejar?

Pues ya es 24 de diciembre. Ya se están reuniendo un chorro de familias y amigos por todos lados, vamos a ingerir muchas viandas y bebidas hasta casi perder el conocimiento. Nos vamos a vestir más elegantes de lo normal (Yo ya seleccioné mi pantalón de resorte por eso de las viandas y bebidas), vamos a dar y a recibir regalitos (yo no creo recibir ninguno), también nos vamos a reír y algunos a llorar, seguro escucharemos villancicos (que me chocan, mejor pongan a Madonna, a Shakira o a José Alfredo), nos vamos a tomar chorromil fotos hasta que toda la méndiga chiquillada esté hasta el gorro con cara de “ya párenle a tanta pic-chur” y vamos a ver las fotos de fiestas anteriores. Algunos van hasta a bailar, otros van a cantar (espero que alguna de José Alfredo y no el jingol bels), muchos otros van a agarrar la jarra con ponche con piquete y otros con sidra Santa Clos. Nos vamos a acordar de los que ya no andan por aquí, pero se sigue sintiendo su presencia. Algunos se van de visita a ver parientes de otras latitudes y a asolearse sus ombligos, muchos se van a tratar de ligar a la prima guapa y alguna que otra comadre o vecina. Seguro hay viboreo femenino acompañado de besos al aire y un “te ves delgadísima”.

Pero me sigo preguntando: ¿Qué vamos a festejar?
Si, ya sé….La Noche Buena, La Navidad, el Año Nuevo (eso para los que se dicen Católicos Apostólicos Romanos y uno que otro colado a la fiesta)

Como ya solito me aclaré ¿Qué vamos a festejar? Voy a replantear mi pregunta: ¿Por qué nada más cada año?

¿No se les antoja andar regalando y recibiendo abrazos? (acuérdense que con la comadre guapetona, el abrazo debe durar un segundo más que los otro), ¿no les gustaría tener ganas de ver a los queridos todos los días?  ¿No les gustaría cenar rico todos los días?

A mí sí.

Luego entonces les propongo:
Cada vez que me vean: abrácenme y si son niñas bésenme también.
Cada vez que vean a un querido: abrácenlo y bésenlo.
Cada vez que vean a un conocido o desconocido; Sonríanle y salúdenlo.
Cada vez que puedan, convivan con sus parientes (Locales y Contrarios). Luego hasta Los Contrarios son divertidos.
No dejen de hablar con los amigos aunque estén lejos.
No gasten en regalos a lo tarugo.
Besen al que se deje, pero reserven los besos de pasión para esa persona especial.
Una final: Déjense abrazar, besar, querer y disfrutar. ¡Es padre!

No hay que ser, cada año es muy poquito.

Acá su  seguro Conocedor con su pantalón de resorte, les manda abrazos, besos y mis mejores deseos para hoy. (Esto aplica cualquier día y para todos).

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!


PD: Nos pusimos de acuerdo y vamos a cenar pierna y costillar de cerdo preparados por su seguro Conocedor (luego les paso la receta), Ravioles (ni idea quien los vaya a cocinar) y ensalada de espinaca con frutas y tocino que se va a aventar Paty mi Suegrita (si le digo Suegra paso a ser Subsubconsen)