sábado, 27 de octubre de 2012

Botana para ellas y botana para ellos.


¿Han tratado de ponerse de acuerdo con su media naranja en la selección de botanas para una reunión?

Es un reto monumental.
Ella quiere queso panela al horno con hierbas…..  yo quiero un chicharrón de queso gouda para comerlo con tortillas de harina y salsa molcajeteada.
Se me ocurre que unas costillas de cerdo al pasilla, estarían buenísimas. …….Ella me dice que mejor champiñones adobados, sin grasa y sin tocino.
Me propone unos taquitos de jícama en surimi y a mi se me antojaban unos taquitos de maciza con cuerito.  Mejor ni hablo.
Bueno pienso en algo que se le pueda antojar….. mmmmm ….. Ya sé,  unos taquitos de cochinita pibil con todo y cebolla morada…… ¿Tampoco? Que mejor un pico de gallo con naranja, zanahoria, cebolla, chile serrano jícama y pepinos.

Y salen de la nada una serie de preguntas y comentarios  amedrentantes: ¿Qué, quieres que engorde? Seguro te encantan las gordas lonjudas y por eso quieres que coma todo eso. ¿Ya no me quieres?
Respondo cauteloso: Si te quiero Mi Chiquita, gorda o flaca, solo quiero botanear bien rico. ¿Han sentido “esa mirada” de no mientas maldito? Pues así me volteo su carita al meterse a nuestra recámara.

Pienso cómo llegar a un acuerdo aplicando aquello de “come frutas y verduras”…. mmmmm…. Raudo de pensamiento como soy yo, se me ocurre que tengo que escoger algo con verduritas, frutas y que tenga fibra…… pienso, pienso, pienso….Ya se:

Grito desde lejos…… ¡Un guacamole bien picoso con tostadas y queso fresco!

Empieza el acuerdo: Siiii pero pones tostadas de nopal para mis amigas. (Vieron como con esa frase dejó a su Conocedor encargado de armar la botaniza y luego dice que no hago nada.  ¿Cómo le haré?)

Ya muy nervioso y aprovechando el primer acuerdo sugiero: Tiritas de arrachera a la parrilla. Ella voltea y con mirada de “solo piensas en engordadera” y contesta: Bueno, pero sin grasa y bien cocidas.

Total la botaniza se armó (yo la hice solito con mis manitas bien lavadas) de lo siguiente:
El Panela al horno con hierbas.
El Chicharrón de queso gouda.
Las Costillitas al pasilla.
Los Champiñones adobados.
Los taquitos de surimi en jícama
Los tacos de cochinita pibil con todo y su cebolla morada.
Un guacamole.
Y la tiras de arrachera que quedaron de rechupete.
Todos contentos, mi Chiquita y sus dietéticas amigas le entran a todo con singular alegría y sin distinción de fibra, calorías o niveles de colesterol.
Noto claramente en nuestros invitados masculinos, que la preferencia es por  la carne, el queso  y la garnacha.

Además, se me olvidó preparar el pico de gallo y tampoco me acordé de comprar las tostadas de nopal.
Ahora voy a incluir los pepinos, jícamas y naranjas que quedaron, en varias creaciones culinarias durante la semana antes de que se pongan “feas”, como dice Mi Chiquita.

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!