miércoles, 31 de octubre de 2012

No lo presten

Hay un dicho por ahí que dice que un Hombre no presta a la mujer, ni a la pistola, ni al caballo.

Mi Chiquita, ni es hombre, no tiene arma alguna más que a su mami que es letal y no tiene caballo. La Lila que es café, no llega ni a los 50 cm de altura y no se considera equino. Aaaah, pero utiliza un carrito en lugar del caballo, que por error, a veces usa su seguro Conocedor. (todo por vago y no sacar del “garaje” el carrito y mi microbús que normalmente está descansando hasta el fondo)

Esto es ligeramente común en mi vida….. en el carrito en cuestión no cabemos más de 4 de mis amigos, es de velocidades, con lo que la pata izquierda se pone más gorda que la derecha por culpa del tráfico en mi ciudad “Qué es chinampa” y no puedes pasar de primera a segunda, manteniendo el piecito izquierdo sobre el pedal del clutch. Lo maravilloso es que gasta muy poquita gasolina.

Creo que cualquier heroico marido, novio o peoresnada, ha sufrido lo que yo. Agarras prestado el coche y cuando tu consorte lo va a usar nuevamente, sueles escuchar: ¡Te gastaste mi gasolina!

¿Yooooo? Si nomás fui con Patricio a Ecatepec (vivimos por el Ajusco) y de ahí pasamos por una quesadillita al mercado de Pantaco (Azcapotzalco) y luego luego me regresé a casita….. (por precaución, hay que aderezar la conversación) Ya te extrañaba, Mi Chiquita.
Como tiene que salir, las reclamaciones pasarán a momento posterior con la esperanza de que se le olvide. En el tiempo transcurrido recuerdo: Si yo pagué la gasolina…. Me va a oír.

Patricio que también sufre de manera parecida tiene un remedio para todo esto: El Tributo.

Este se compone de pedir itacate a donde vayas, que esté bien empacadito, listo para degustarse y sea del agrado de la consorte.

Técnica del Tributo: Antes de que te digan cualquier cosa, te incas reverentemente con la cabeza agachada y extiendes amorosamente los brazos hacia ella con dicho Tributo en las manos. Casi siempre se distraen con las viandas y eso te da tiempo para cambiar la conversación.

Total: Trae tributo y llena el tanque del carrito prestado, de todas maneras lo vas a pagar y te vas a ahorrar la reclamación. Pero siempre tienes otra opción: Cómprale un caballo.

 

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!