jueves, 1 de noviembre de 2012

Voy a organizar una pachanga.

Cada vez que vamos a ser anfitriones, surgen las mismas preguntas:

¿A quién invito?
Obvio a los cercanos, la familia, los amigos, los parientes políticos (si los dejamos fuera “Mi Chiquita” se va a molestar), los del trabajo, los de la escuela de los niños, a los vecinos para que no nos avienten una patrulla a las 5 de la mañana y a…..
Así está padre, pero sale que si viene tal galán, Fulanita se pone nerviosa, porque después de 3 tequilas, le dice guapa 32 veces por minuto. Que a Sutanita no le late la Chompis porque siempre la critica, que la tía Nini se come toda la botana y se lleva itacate: así como 252,911 complicaciones.
Solución: Luego veo a quién invito.

¿Qué doy de comer?
Hay que pensar que algunos son vegetarianos (herbívoros diría mi sobrino), que no comen puerco, que los mariscos les dan alergia, que les hace daño mucha fibra, que si la grasa, que las calorías, que las semillitas se les alojan en lo pólipos, que no comen picante, que no comen sin picante, y así muchas incógnitas.
Solución: Luego veo que doy de comer.

¿Que doy de beber?
Esa está fácil, chelas para medio día, Tequila (ni que no estuviéramos en México), Ron, Wiskey, Vodka que se toman los jóvenes y para después de comer varios licorcitos coloridos y dulces para que amarre la comida (que todavía no sé que va a ser). Si entre los invitados está Sergio, no se sienten cerca de él, después de 4 horas de pachanga, le da flojera servirse sus copas y se toma la que le quede cerca sin importar que hay en el vaso o quien sea el dueño.

¿Mesas o Lounge?
La verdad, se ve muy bien el lounge, pero 7 horas después en una periquera, ya te duelen los riñones….. Mejor mesas. Esto porqué si se te duermen las piernas después de las mismas 7 horas, no corres peligro de caerte y es más difícil que tu copa quede perdida en algún lugar remoto de la reunión.

¿Música?
¿Trio? ¿Mariachi? ¿Grupo que toque de todo? ¿Sonido como de los 70s? Solución: La compu conectada a unas bocinotas.

La verdad sea dicha:
Invita a quién quieras ver y con quien quieras compartir, de todas maneras no quedas bien con todos y que venga el que quiera. No te vayas a sentir si alguien no llegó.
Dales de comer lo que te guste y ten alguna variedad de cada cosa sin tanta complicación. A mi me gustan los bufetes donde cada quién se sirve lo que quiere y siempre hay opciones (Me encanta uno de muchos tipos de carnes frías, quesos, vegetales, nueces, frutas y panes). No debe faltar el postre y “la cajita de chocolates”.
Para las bebidas, no te olvides de los que están a dieta y ten bebidas dietéticas disponibles además de cualquier otro refresco. He notado que a la mayoría les gusta que haya aguas frescas (deja que cada quién la endulce a su gusto)  Que no te falte hielo. De lo licores, ajústate a tu presupuesto, a la mayoría le gusta el Tequila, el ron y el vodka…. Con eso “la haces” pero ten de perdis una botella de Wiskey por si alguien pide.
Vale la pena tener el teléfono de un sitio de Taxis de tu confianza, por si alguno de tus invitados se pasa de cucharadas alcohólicas, lo queremos ver en la próxima pachanga.
De la Música, ten una buena selección para todos los gustos, siempre hay salseros, cumbieros, rockeros, popistas, románticos, antiguos, cantantes  y muy modernos. Si cada quién escucha una canción que le encanta, todos quedan contentos. Si puedes, pon un rato un Karaoke.

Lo más importante en tu evento y me lo dijo Pam, es la ACTITUD, deben ver su Shopping List: http://www.youtube.com/watch?v=_FTywl4p1Cw&feature=plcp  y seguir sus consejos en @pamcerdeira , pásatela increíble con tus invitados, que ellos se la pasen igual contigo.
De verdad en estas pachangas si se:

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!