miércoles, 5 de junio de 2013

Nuevo Inicio

Cada nuevo inicio hace que te de taquicardia, que los nervios se aceleren y la adrenalina se apodere de ti. ¡Te sientes vivo!

Así me sentí hoy, ¡Ya abrimos! Las de Chilaquiles están operando y desde el primer día con muchas ganas de servir, hacer nuevos amigos, ofrecer la mayor calidad y seguir antojando.

Ya les platiqué que amanecí muy tempranito, pues así de tempranito me lancé a iniciar la operación de esta nueva aventura. El corazón me latía más fuerte al irme acercando a la gigantesca Central de Abasto de la ciudad de México.

Como cualquier inicio, hubo muchos tropezones, cargadera de la de sudar, acomodo de tiliches y limpieza a todo lo que da. Con tanto trajín, pues que empezamos a ofrecer nuestras tortas a las 11:00 AM, media Central de Abasto ya había desayunado y de todas maneras, nos valió gorro y empezamos a ofrecer nuestras tortas (no me albureen).

Al principio ni lo noté, pero con el tiempo, la calma va llegando y el trabajo se empieza a disfrutar. Entonces caigo que nos ven como monos de circo, muchos de los que pasan por los pasillos (que son como chorrocientosmil) nos volteaban a ver. Muchas miradas curiosas, otras de “¿Y estos, de donde salieron?” otras más de ¡mira que tortotas! Me decían que nos estaban notando. ¡Me encantó!

Como eso de las relaciones públicas no se me da, pues que me lanzo a platicar con el que se deje, así le pedí a mis colaboradores que lo hicieran y empezamos a  hacer nuevos cuates y por supuesto a promocionar a  Las de Chilaquiles.

Este primer día invitamos muchas probadas de torta, no sean mal pensados que no era de a mordida o toqueteada; era de a cuartito de telera. Recibimos muy buenos comentarios y alguna que otra sugerencia. La sugerencia repetida fue: “Póngale más chile que casi no pica.” 

Como criticón y comelón de muchos platillo, que me voy a checar mis chilaquiles que no picaban. No manchen, si picaban, pero al cliente lo que pida y mañana ya tenemos la salsa que convierte a Las de Chilaquiles en Las Bien Méndigas de Chilaquiles. Van a quedar como para quemar lenguas, pero lo vamos a advertir.

Hoy en la Central de Abasto conocí personas de fuerte nivel de trabajo, de diferentes niveles socioeconómicos y con una convivencia de un gran equipo de trabajo, que además de competir en muchos casos, se cuidan mutuamente.
Me gustó, estoy seguro que voy a tener muchas experiencias que compartirles, que este mundo nuevo que se me abre en lo personal, hoy me dio una bienvenida calurosa y amable.

Aprovecho para invitarlos a visitarme y probar alguna de nuestras tortas. No le digan a nadie, pero mi favorita es la de Chilaquiles Rojos con Chicharrón Prensado, frijolitos, queso, crema y su cebolla. Pero prueben la que más se les antoje, seguro quedan contentos de alma y panza.

Vengan, están segurísimos aquí adentro, ves la convivencia del Jaguar con el Vocho sin ningún recato, ves las mesas compartidas con el que te toque y ves que la gente trabaja, come y compra muy a gusto.

No vayan a pensar en un Restaurante de la lista de premiados S. Pellegrino. Pero aquí sí les prometo que nos aprendemos su nombre y su gusto. Se van a sentir en casa.

Aquí les dejo un mapita para que no se pierdan.
 


¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!