martes, 5 de marzo de 2013

Retos en la Vida

Desde que la humanidad es humanidad, se ha puesto retos a vencer. Como especie, hemos sido retetercos en hacer cosas, plantearnos metas y cumplirlas en la mayoría de los casos.
Esto está muy filosófico, hoy no vamos a platicar de este tipo de retos, les voy a platicar muchos retos que he vivido y han sido muy divertidos y nada productivos.

Una bola de amigos, molestándonos unos a otros (esto es muy normal entre amigos) decidimos competir; el primero en terminar de tomarse una coca familiar de a litro, al tiempo, directo de la botella y de Hidalgo (¿Alguien sabe de dónde salió esto de tomarse algo de Hidalgo?) No pagaría los tacos esa noche.
Han sentido que los cachetes explotan con tanto gas, la garganta pica como si fuera chile habanero, los pulmones no aguantan más, tus ojos lloran como extrañado a tu amada y la coca se te sale por las narices. Pues así fue.
Parece fácil, pero es para expertos con garganta aventurera. No me acuerdo si alguien lo logró, lo que si me acuerdo, fue la camotiza de mi Pá, que nos dijo que parecíamos borrachos y mensos. Ya más mayorcitos cambiamos las cocas familiares por yardas de cerveza con casi los mismos resultados.

En otra ocasión, se nos ocurrió verificar quién era el que más aguantaba estar parado en un solo pie, (de verdad éramos muy babosos). Sientes que te mareas, parece que tomaste muchos Tequilas, el dolor de pantorrilla es mucho y te ríes como idiota. Lo peor es que como te gana alguien lo vuelves a intentar y cada vez aguantas menos.

¿Han jugado cubilete? Pues que nos arrancamos con una Mentirosa, pero en lugar de apostar, el castigo era tomarse medio litro de agua sin la posibilidad de ir al baño. El primero en hacer del 1, perdía y pagaba los tacos (¿Ya se fijaron la importancia y constancia de los tacos en nuestras vidas?)

Aquí sí, es un sufrimiento total y la idea del agua es que te mantengas 100% consiente, empiezas abriendo y cerrando tus piernas a toda velocidad, sientes escalofríos, meditas y tratas de concentrarte, eso te hace perder en la Mentirosa y te tienes que tomar otro medio litro de agua, el cuerpo que es muy sabio trata de eliminar el exceso de agua, entonces sudas como gordito en sauna. Sientes que la panza y aquellito van a explotar. No le digan a nadie, pero hasta lo apachurras para que no se vaya a salir ni una gotita. Sabes que el baño está a unos 2 metros, pero el orgullo es fuerte y ni te mueves de la mesa. Urge el alivio tan necesitado. No falta el que ya perdió 4 Mentirosas y lleva 2 litros de agua y pierde lanzándose al baño pero casi arrastrándose por el piso. Crees que tu alivio está cerca, pero como los otros 6 que están jugando, también traen el tanque lleno, empieza una lucha cuerpo a cuerpo para ver quién es el segundo en usar el baño. La lucha dura poco, dado que la actividad física hace que crezca tu necesidad y mejor te quedas quieto….. El méndigo que perdió y ya está en el baño emite unos ruidos que te llenan de envidia y te dan ganas de matarlo…. ¡¡¡AAAAAAAAHHHHH!!!

Ya para terminar, les voy a dejar un reto, es un enfrentamiento contra un enemigo formidable que parece inofensivo….
¿Quién se puede comer una rebanada de pan Bimbo (o de la marca que quieran) en menos de 30 segundos?
Reten a sus cuates….. se van a reír mucho.
No hagan trampa y avísenme si lo lograron. La mayoría falla y lo vuelve a intentar.
Nada más no se me vayan a ahogar con el pan.

Yo si pude.

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!