jueves, 27 de diciembre de 2012

Calucho Corporation

¿What?    ¿Eeeehh?

Este es un grupo nada empresarial de personajes muy importantes en mi niñez y mi actualidad, está compuesto por varias calamidades que hasta la fecha sigo frecuentando y disfrutando. En estas fiestas he visto a un chorro de ellos, les platico:

Todo empieza en 1968 que mi Pá y Má, deciden que debemos irnos a vivir más al sur de la Capital y como las calles estaban muy escasas de coches, pues las tomamos como patio de juegos, así lo hicieron una bola de vecinos más o menos de nuestra rodada y se empezó a gestar la Calucho Corporation.

Me tardé muy poco en descubrir a “Los Ortega” que vivían en mero enfrente de el nuevo hogar y José Ignacio que respondía mejor simplemente a ¡¡¡Ortega!!! Fue mi primer amigo de la calle.
En la casa de Ortega, aprendí que se podía uno robar cualquier cosa del refri, mientras el refri de mi casa fuera igual de robable, también aprendí que había otras mujeres en el mundo además de mis compañeritas de escuela, que ni caso me hacían, Había en ese hogar 2 bellas Ortega, ahí también conocí a Missy, Gina, Kathy y a Mónica, que eran unas vecinas que para que les cuento…….. De lo mejor.
Como en casa de los Ortega desfilaban una bola de “mujeres” diría mi madre. Apareció Cacho, otro vecino de la calle de atrás que andaba en busca de  “ligue”, también más grandecito que yo, tendría como 12 años.

Con Cacho inicia la Calucho Corporation (nombre que le dimos posteriormente). Tiene 7 hermanos más, 4 son mujeres y muy atractivas (ven puros sueños guajiros con cuanta fémina yo viera) y 2 de sus hermanos Rafael y Sergio pasaron a formar filas en la corporación. Esto tres han sido mis socios, amigos y colegas desde entonces.

Ya entrados, más bien salidos a la calle, (Los Fernández, Cacho y hermanos) eran muy populares entre la vecindad y que empiezo a conocer más vecinos, los Aguilar (14 hermanos, que sobrepoblación familiar) había hermanas, todas guapísimas 5 en total (ven lo de las féminas) y los cuates Miguel y Andrés como representantes del grupito.

De la calle de atrás sale “El Profesor” que entonces era “nomás Alumno” y si le digo José Ignacio que así se llama, me pregunta si estoy enojado…… Beto el de la esquina y el único con transporte motorizado, una Combi donde cabíamos como 47.

En otra calle más lejana y donde aprendí sobre delicias libanesas, con Alejandro como representante (que también entiende solo por Bisteni) y que su mamá quería fuera niña (son 4 hombres) pero le salió machín y nada femenino.

 A esta peligrosa fauna se unió una Jimeniza (primos de Cacho y hermanos), Enrique que es el chiquito del grupo, pero el único que fumaba  a los 8 años de apellido alemán y experto conocedor del café. Los Villaseñor, ya nuestra influencia llegaba a otras colonias, con Javier que es de precaución intensiva (le encanta cualquiera con falda, yo creo que hasta los escoceses).

La Música, esto fue lo que realmente nos unió, en 1975 Cacho me invita a ser su socio y poner música en fiestas, por supuesto que necesitábamos lana para invitar de perdis un café a alguna Aguilar….. Empezamos con una grabadora, la bocina de la guitarra eléctrica de Mauro (el hermano mayor) y 3 cassettes (ya nadie los conoce). Íbamos a las fiestas con 20 gorrones en promedio, todos tomaban, comían, bailaban y además cobrábamos.
Cacho se hace serio y me hereda a Rafael y a Sergio de socios. Ahí empezó la Etapa de Profesionales en Sonido, ya éramos DJs de verdad con equipo y todo, hasta los mismos 20 gorrones promedio por fiesta.
Hoy me brincan nombres muy familiares en aquella época como: Fernanda, Peggy, Lucía, Charlie, Maricarmen, Tapia, Lourdes, Victoria, Pablo, Patricio, Gabriela, Daniel, Katy, Rommy, Paty, Aurora, Helen. Pepe, Leonardo, Gustavo, Eduardo, Salvador, Javier, Marucha, Norma, Martha y muchos otros que recuerdo con mucho cariño.

La Calucho Corporation quedó informalmente constituida y hoy todavía hay miembros muy activos. Cacho, Lourdes (adivinen esposa de Cacho y una de las famosas Aguilar) Rafael, Sergio, El Profesor, Bisteni, Enrique, Daniel, Gaby, con varios anexos de nuestra y la siguiente generación. Ya acumulamos los primeros 42 años de amigos. No sé ni cómo nos aguantamos.

Este grupito de amigotes,  teníamos como 15 casas disponibles (All Inclusive), con alimentos y bebidas incluidos para nuestro disfrute. Lo que no contábamos, era que en cada casa había papás que nos ponían como camote, cual si fuéramos sus hijitos. Esto nos hizo sentir más en familia, si cada uno recibía camotizas en casa, ¿por qué no en las demás?

Era usual tomarnos 2 cajas de Chaparritas el Naranjo (no tienen comparación..) en casa del Profesor. Lo malo es que las 2 cajas eran para la familia y debían de durar una semana (nos duraba media tarde),  también era usual asaltar la despensa Bisteni, llena de nueces, galletas MacMa y otras delicias árabes. Andrés (según nosotros) inventó el Pastel 3 leches, empujaba en un vaso jaibolero todo el pastel que cupiera y lo rellenaba de leche, eso en su casa que también era asaltada. Sandwiches en mi casa, hojaldras de chorizo en casa de Los Fernández, botanas en casa de Beto, además de otras casas en las que éramos requeridos y sufrían desabasto después de nuestras visitas.

¿A poco no?
¡Es de pelos tener amigos!

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!