lunes, 3 de diciembre de 2012

Tips de Ella

¿Qué hacer y decir cuando escuchas de tu media naranja? “¡¡Ya viste qué ridícula!!”

Al voltear a ver, tus ojitos observan una bronceada figura femenina, voluptuosa, con minifalda, tacones altísimos, generoso escote, peinado de diva y rostro perfectamente maquillado…… abres la boca sin poder mencionar frase coherente, tus ojos quieren desorbitarse para ver más, todos tus sentidos se enfocan en esa visión y un pellizco aunado a una reclamación te vuelve a la realidad… “¿Qué le ves?”
¿Yooooo? Si tú me la enseñaste…… ¿Para qué me avisas?

“¡¡Te la enseñé por ridícula, no para que te la comieras con los ojos!! ¿Cómo se le ocurre traer esa minifalda a este lugar que vienen niños? ¿Qué no piensa? No te digo….¿Pero qué le ves? Ya voltea para otro lado……¡Todos son iguales!”

La susodicha minifalduda con sus otras dos amigas de casi igual buen ver, se sientan en una mesa cercana (peligro, peligro) y a mi me sientan donde no pueda observarlas directamente.

Siento una necesidad bárbara de voltear, todavía tengo control total de mi pescuezo, me concentro en la carta y las letras parecen jeroglíficos, Mi Chiquita tiene cara de molestia por mi falta de atención a lo que me está diciendo (algo de lo mal que se ven “esas”).

Me concentro todo lo que puedo para no voltear…… empiezo a sentir ligera tortícolis del esfuerzo realizado para mantener fija mi cabeza viendo hacia mi mesa.

A penas y puedo saborear el Chile en Nogada que pedí, me la paso con la mirada en mi plato durante toda la comida. Siento los ojitos de Mi Chiquita como de halcón esperando el error de su presa y rezo porqué la de la minifalda no vaya a ir al baño, que me queda de frente y pues no voy a poder evitar verla con el respectivo regaño garantizado.
No sé por qué (Mi Chiquita dice que porqué solo pensamos en “eso”) pero las minifaldas y los escotes “te hacen voltear a ver”. Nunca he querido ser irrespetuoso ante las bellas que te encuentras durante la vida, pero qué trabajo cuesta no voltear. Hasta las féminas voltean y ven……

El chiste es que las esposas, novias, parejas o como les quieran decir, te pasan excelentes tips para observar bellas visiones, que luego serán utilizadas para decirte que eres un “cochino”.

Bellas mujeres (todas, hasta hoy no he encontrado de otro tipo), si pasan un tip, no sean egoístas, déjenos ver sin limitaciones y regaños. (Nosotros varones nos comprometemos a observar esa belleza sin incomodar a la observada, no seamos patanes)

Y un recado a nuestras parejitas: A ustedes también les encanta el taco de ojo y acá entre nos, son menos recatadas en eso de la observación.

Ver no hace daño.

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!