jueves, 20 de diciembre de 2012

El Fin del Mundo y yo con tantos pendientes.

Dicen que los Mayas dijeron que mañana se acaba el mundo……..
Me sobran unas cuantas horas para resolver una bola de pendientes que tengo y no puedo dejar de solucionar.

Todavía no defino, cómo voy a cocinar el jamón para la cena navideña… eso no puede esperar o voy a tener que cenar romeritos.
Me urge aprender a tocar el pandero, luego les platico de un pretendido grupito musical que estamos formando, El Profesor, Rafael, Patricio y su Conocedor.
Ya tengo que abrir un restaurante con especialidades del Conocedor. ¿Les late?
Tengo que aguantar 45 minutos en la bici sin echar el bofe, casi expulsando el pulmón.
Ya tengo que liquidar la deuda de “la tarjeta”, me choca pagar intereses.
Hay pendientes varias cenas con amigos que no he visto en varios meses. Se me hace que hoy voy a comer como loco.
Tengo que aprender a jugar FIFA 2013, para de perdis meterle un gol a Mi Oso, nunca le he ganado un juego y ni juntos no podemos con el méndigo Patricio y su papá Jorge.
Urge aprenderse las canciones de 1D para cantar a dueto con La Cachorra. Ella se las sabe todas y yo solo me aprendí “Like a Virgin” de Madonna, que no le inspira nada.
Tengo que llevar mi pantalón nuevo al sastre, me queda de peluche en la cintura pero las piernas son como para Michael Jordan.
Tengo que marcarle a Shakira para felicitarla por el próximo bebé. (Chin, no fue mío)

Hay otros pendientes que sí voy resolviendo a diario: todos los días beso a mis cachorros, molesto a Mi Chiquita y le hablo a algún amigo.  Además de cocinar algo rico y diferente para el que le toque y por supuesto trabajar.

¿Qué harían si tuvieran la certeza de que mañana pufff?
Yo, lo mismo que hago diario y no quiero construir un Bunker.

A mí se me hace que los mayas nada más nos están tanteando. ¿Se imaginan planear una pachanga mundial con tanta anticipación?

Yo los voy a mandar (a los antiguos Mayas) a que me saluden a su mamita chula, seguro van a posponer su evento varios siglos y solo lo hicieron para que nos dieran calambres y no los olvidáramos.

¿Qué nos les parecieron suficientemente impactantes las pirámides que dejaron acomodadas como tiradero de piedrotas?

Mejor para recordarlos, hay que preparar unos panuchos de relleno negro, tacos de cochinita, un queso relleno, unos papadzules y un Poc Chuc. Y para brindar un Xtabentun y tres Montejo.
También se me ocurre otro pendientito. ¿Qué tal si inventamos una profecía que diga que el mundo se va a acabar el 12 de mayo, 7048?

¡Corran la voz! El Conocedor ha hablado y dijo que el mundo finalizará el 12 de mayo, 7048, basado en cálculos matemáticos que detallan el consumo creciente de trompos de Tacos al Pastor en la ciudad de México, después el país y finalmente alcanzando al mundo con cataclismos nada dietéticos.

Inicia la “Era del Empache” y terminará ese fatídico día……..O escogemos otra fecha que caiga en sábado para molestar más.

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!