jueves, 16 de mayo de 2013

Los Milagros

Con eso de que anduve el fin de semana por San Miguel Allende, quiero platicarles de Los Milagros.

Caminar en las callejuelas de San Miguel es una obligación.
A cierta hora, la panza pide algo para atarantar el hambre y en la calle de Relox # 17 en el mero centro, encontramos la entrada a algún lugar donde llegaba mucha gente, como buen curioso que soy me fui e ver de qué se trataba.
Lo que me invitó a entrar fue que la mayoría de los visitantes, eran saludados por alguna de las personas que atiende en el restaurante pero, por sus nombres.

Al entrar pedí mesa para cuatro y amablemente me informaron que no tenían mesa, que en una media hora me podrían asignar una. (Recordé a la #LadyProfeco y me dio penita por ella).

Decidimos ir a dar otra vueltecita, pero el calor la sed y el sol, nos hicieron regresar después de unos 10 minutos. Cuando me vieron entrar, inmediatamente me indicaron que mi mesa estaría lista en 5 minutos y así nos la asignaron. Todo empezaba bien.

El lugar es un patio colonial techado, con muchas mesas (todas llenas), con muchos adornos y artesanías que puedes comprar y un grupo tocando música de los 60s y 70s en vivo. Actividad en todo su esplendor.

Todavía no nos sentábamos y ya nos estaban ofreciendo bebidas, hay de todo, yo pedí una cerveza que llegó helada y me acompañaron con una Clamatada y algunas aguas. Tiene servicio de bar muy completo.

 
De entrada pedí un queso fundido con chorizo, que estaba muy bueno y acompañado por tortillas de harina de trigo y de maíz hechas en ese momento. Se acompañan con una muy buena salsa molcajeteada de jitomate y un pico de gallo también muy bueno.
Como cada quién traía su hambre particular, entre todos pedimos: Ensalada de  lechugas con pollo a la parrilla, enmoladas, tacos de arrachera y acá su Conocedor se recetó un molcajete de arrachera, que es la especialidad (pregunten a su mesero en cualquier restaurante y a Aura Celene aquí)

Probé todos, la ensalada muy fresca y con buena combinación de verduras, las enmoladas estaban mucho mejores, el mole con sabor dulce-picosito y hechas con pechuga de pollo ya sazonado. Como pedí el molcajete, dejé los taquitos de arrachera para el final.

 
El Molcajete es el clásico con queso asado, cebollitas, nopales, chiles y tiras (muchas) de arrachera en salsa verde hirviente con plato extra de guacamoles y frijoles refritos.

A diferencia de muchas salsas verdes que se pasan de acidez, esta estaba deliciosa, el queso asado en su punto, los nopales bien cocidos pero no quemados y las tiras de arrachera en el término que las pedí: Medio.
 
MI primer taco incluyó un par de tiras de arrachera, un pedazo de queso asado, unas tiritas de nopal, su buena cucharada de guacamole y de salsa verde del molcajete. Hasta parece pornografía esta descripción, pero estaba así de bueno.
El segundo fue una combinación de arrachera, queso y nopales, pero ahora con salsa roja y una untada de frijoles. Más placer.


Del molcajete, pueden salir fácilmente unos ocho tacotes, pídanlo al centro y  pidan otra cosa del menú. Tienen una muy buena variedad como enchiladas, sopas, cortes, mariscos y pescados.

Su cocina es excelente, pero de verdad, lo que es de llamar la atención es su cordialidad en el servicio. Mientras estuvimos ahí, continuaron llegando más comensales, en su mayoría habitantes de San Miguel, que eran recibidos como amigos y ¡saludados por su nombre!

Esta vez la puntería fue muy acertada. No teníamos idea del lugar al que nos metimos y nos hicieron sentir como clientes frecuentes. En las mesas se saludaban todos contra todos, los del equipo del restaurante incluidos.

¡Los Milagros resultó una excelente selección y de milagro!

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!