miércoles, 9 de enero de 2013

Las Suegras

Por ser amigo de Pam y andar checando todo lo interesante que hace, dice y escribe, que me pongo a ver su programa de @lasmujeres_ donde tratan de varios temas relacionados a los intereses femeninos y se les ocurrió platicar de las suegras.

Condenadas maloras (Pam, Gaby y Maggie), solo hablaron de las de ellas y ni una palabrita de las nuestras, o sea sus mamis y las mamis de todas las demás.
Se ve que las sufren, pero nuestro martirio no fue tomado en cuenta. ¡INJUSTAS!

Voy a dejar a la mía hasta el final, para que las reclamaciones de Mi Chiquita empiecen unos minutos después.

Entiendo perfectamente que sus hijas son invaluables (yo tengo a Mi Cachorra), que son las princesas de la casa, que valen chorros y esperan que nunca cambien. Pues están amoladas, van a cambiar, se van a enamorar de un méndigo inútil, buenoparanada y además feo. Así es la vida, que le vamos a hacer.

Yo les pregunto a las mamis de niñas y no tan niñas: ¿Qué no prepararon a sus hijas para enfrentar al mundo solitas?

He escuchado frases como estas:
“Mijita, ¿de verdad te gusta ese trofeo de boliche de tu marido en la sala de juegos? Mejor pon una foto de tus papás y hermano.”
“Mijita, ¿Por qué el Juancho no te ha comprado camionetota y tu hermano si se la compró a la vaquetona de tu cuñada?”
“Mijita, ¿Por qué no le cocinas algo rico a tu peoresnada? Algo del recetario de mamá.”
“Mijita, ¿Cómo permites que tu marido se vaya de viaje de negocios solo? ¿Ya no te quiere?”
“Ay Mijita, ¿Cómo quieres que lo quiera si él ni siquiera me quiere a mí? Yo que he querido ser una madre para él. Porque la de él, deja mucho que desear.”

Existen también otras frases que te provocan ganas de matar:

“¡Miren, les traje de regalo el florero rosita que me dejó mi Tía Solecito! Pueden quitar ese de la mesa que está retefeo.”
“Me da una emoción regalarte esta vajilla, que era de tu bisabuela materna y nunca se ha usado. Ha pasado por cada generación.” (Es para 48 personas, está horrible, seguro se la regalaron de La Lagunilla y ocupa más del doble de lo que cabe en la alacena.)
“Le traje a tu marido el guisado que le encantaba a tu tío Pepe….. aaay, cómo extraño a mi hermano.” (El susodicho guisado eran frijoles con lentejas y medio crudos)
“Si ese, me trata a mí así, ¿cómo te tratará a ti?”

Las suegras hacen cada cosa que uno jamás entenderá:
Si no me gusta bailar, ¿Por qué te saca en las calmaditas y te hace bailar de cachetito?
Si me encanta flojear el domingo, ¿Por qué organiza una ida a Xochimilco con sus compadres (que ni nos pelan) para que nos llevemos mejor?
Si estás en la mesa platicando de cualquier cosa, saca el tema de lo feliz que era cuando su niña estaba soltera.

Ya el colmo es cuando directamente te dicen:
“Te di lo mejor de mí.” (Yo ni le pedí nada, solo me encantaba su hija)
“Sin mí, no tendrías hijos tan hermosos.” (Mejor ni opino)
“¿Qué sería de tu vida si no hubieras tenido una suegra como yo?” (Aquí sí sueño)

Además, cada suegra viene acompañada de una serie de personajes adheridos que hay que apechugar.
-La tía (ya muy mayor, pero con excelente memoria) que toma la palabra en cada reunión y hace llorar a todos.
-El hermano que quiere con cualquiera de sus amigas. Ya le da lo mismo.
-Las suegri-amigas que se convierten en cuasisuegras tuyas y también te aconsejan por tu bien y además se beben tus licores como si estuvieran en sus casas y te llevan de sus guisos (eso está bueno..).
-El compadre que te amenaza con partirte la cara si le haces algo a su niña (¿No tendrá que ver con la suegra?)
-La abuelita (la mami de su mami) que es una santa y nunca se equivoca. Además tienes que ir a verla. (Otra que tampoco te pela por estar viendo la tele y botaneando cacahuates.)

Nunca serás el adecuado para su princesa. Siempre recordará y te recordará a algún ex (de su hijita), con el que hubiera sido tan feliz su hija, porqué él si quería a su suegra.
¿Ya han escuchado “Señora” por Joan Manuel Serrat? http://www.youtube.com/watch?v=CMEwtRc8ne0

Total la pareja es un paquete complejo y completo. Lo malo es que incluye suegras de ambos bandos y estas damiselas, quieren seguir mandando en casa ajena.

¡Pobres Suegros, que están casados con ellas!

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!

PD1: Que conste que no he dicho nada de la mía.
PD2: Prometo tratar de ser buen suegro, pero poquito…