lunes, 14 de enero de 2013

Mis Escuelas 1 de 4


Empezando por el MAS

Todo empieza, porqué el niño debe estar preparado y hablar ingles cual gringo. Como mi Pá estuvo en el Colegio Americano y su Miss era Miss Rodriguez. Pues que voy a dar en Sección Maternal a la Modern American School, Miss Rodríguez ya era la mera mera ahí.

En esas épocas me levantan un falso que hasta la fecha duele, Patricio (que no sé porqué, pero sigo frecuentando y sigue siendo mi amigo) me dice (45 años después) que cuando me conoció se volvió tragón. Tenía yo 3 inocentes añitos y ya estaba echando a perder al pobrecito Patricio.
No tienen idea de lo que nos hemos ingerido juntos y por separado, pero debo aclarar que Patricio, en eso de la comedera es autodidacta.

La escuela no se me dio nunca, (yo digo que lloré el primer día y así diario hasta que terminé en la Ibero, Ingeniería Industrial). La verdad, si aprendí a hablar inglés, casi como gringo pero Tejano, de los que nada más entienden lo que dicen, pero de que aprendí, aprendí.  
También conocí a excelente gente que hace un par de años rencontré: Ange, que es la bonita de la generación además de ser un bombón, Maru, que junto con Martha y Ana Elena (que aunque ella dice que no me acuerdo, le puse su hilito) me invitaron a una reunión del grupo, celebrando 30 años (no hagan cuentas) de haber salido de prepa, yo salí dos veces, luego les platico). Elia, La Torera, que es toda una artista y me manda muchos mails que por fuerza tengo que leer (muchos son interesantísimos), Memo, un tipazo que no deja pagar las quesadillas, Rubén al quién luego de 36 años de no verlo le tiré una copa de vino en su camisa muy elegante y con todo me perdonó la tintorería, Ana Martha, que se puso más guapa de lo que ya estaba, Alejandro, que ya me quería cambiar a mi hermana por su esposa, le dije que el negocio era con mi cuñado. Luis Miguel, que además de ser vecino en la Nápoles, era “mi Mejor amigo” en esa época. Carmelita siempre güerísima y cariñosa. Alejandra, con quién recordé a su marido Pepe, compañero de comidas en el Carlos&Charlies, Angus y otros antros de diversión, es una señorona. Consuelo, mi “Amor de Verano” en 4º de primaria (era el amor de todos), Lorena, mi amiga exconvicta (luego les platico de su visita al Torito),Tona, que por asunto de negocios hizo reaparecer a este grupo de amigos a mi vida otra vez y se lo agradezco muy de buena manera.

Aún cuando no le he visto por estar en Canadá, Mauricio me ha hecho sentir muy cercano y tenemos un duelo de fotografías de comida que mutuamente nos antojamos. Pobre va perdiendo, recuerden que Patricio es mi aliado.

De los que me daban terror están Eduardo y Jorge, que eran como matones del vejo oeste, ahora ya son mansitos y gente de bien. Pero qué miedo daban.
 
Hoy me encanta encontrarme con ellos en cenas y comidas donde compartimos risas, viandas y beberecua.
Han ido apareciendo muchos más y hagan de cuenta que regresamos a nuestros salones de clase, pero sin presión por las calificaciones o los 5s en conducta.
¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!