domingo, 4 de noviembre de 2012

¡NO HAY AGUA!

Con eso de que hay que darle mantenimiento al Sistema Cutzamala, que nuestro hogar se queda sin agua.
Dicen que le dan mantenimiento en días feriados para afectar a menos habitantes de la ciudad de México y anexas…… Píenselo bien, si unos 2 millones agarran y se lanzan a puentear…. Solo sobramos como otros 20 millones en nuestra casita y sin contar a la bola de visitantes que se dejan venir a la Capital para eso de la vacación y todos necesitamos agüita. Por cierto, sean muy bienvenidos todos los paseantes, que está ciudad los recibe con los brazos abiertos.

¿Qué pasa en casa?
Como soy el primero en levantarse por urgencias corporales, corro al baño, me deshago de líquidos ya no necesarios y le jalo….. Como ayer si había agua, pues todo se va, me lavo mis manitas y regreso a los brazos de Morfeo.
La siguiente visita de cualquier habitante del hogar da aviso urgente de la emergencia: ¡NO HAY AGUA!

Todos a correr, hay que buscar cubetas ¿Para qué ahorita, si ya no hay agua?, se escuchan las instrucciones de Mi Chiquita: ¡No se vayan a bañar! Yo pienso… ¿Pero cómo? si no hay agua.
No vayan a usar ningún plato, vaso o cubiertos, que no hay agua y no se pueden lavar. Estoy a punto de contestar “Ya sabemos que NO HAY AGUA! Pero lo medito y preservo mi integridad física ante la posible respuesta a mi comentario.

Escucho a Mi Chiquita decirme: "A ver, súbete a la azotea para checar si hay agua".
Nuevamente pienso mientras me pongo mis chanclitas: "Si no sale agua aquí abajo, seguro el tinaco está vacío", pero no discuto y me juego el físico subiendo a la azotea para verificar que el tinaco está vació. Y desde las alturas aviso: ¡NO HAY AGUA!
Con tanto grito ya hasta los vecinos de 4 cuadras a la redonda se enteraron y sufridos maridos nos empezamos a saludar desde nuestras azoteas.

Total sale la pregunta de Mi Chiquita, que me recuerda a Rafael (todavía no me presta los 100 pesos). ¿Cómo le harás?

Pienso la respuesta:
“De aquí al sistema Cutzamala haré unas 2 horas con escala en unas quesadillas en la Marquesa y le digo al Gerente que no tengo agua” No parece prudente.

“Le voy a llamar a Marcelo, para que les diga que ya abran la llave” No, creo, se me hace que a él no le falta el agua y solo va a verificar qué pasó. La solución es muy lenta.

El último recurso: Abro la llave de la entrada del agua a la casa y que se me mojan mis chanclitas…..cierro de inmediato y grito: ¡SI HAY AGUA, pero no tiene suficiente fuerza para subir al tinaco!

Ya me se la solución, hay que conectar la manguera, de la entrada al tinaco y abrir la llave, se dice fácil, pero súbete a la azotea con todo y manguera, atórala en el tinaco para que caiga bien el agua, bájate a abrirle a la llave, súbete otra vez a ver si cae agua, como siempre, no cae. Entonces chúpale a la manguera (se acuerdan como cuando te quedas sin gasolina y le pasas del tambo al tanque con una manguerita), pero la manguera es como para apagar incendios, entonces empiezas con la sorbida como en popote pero gigante, después de media hora de puro pujido, mejor me hago el loco y me asoleo en la azotea.. Milagro, está entrando agua. Ya me puedo bajar.

Falta un pequeño pasito para una hora después: Súbete a la azotea a ver si ya se llenó el tinaco, si ya se llenó, córrele a cerrar la llave, desconecta la manguera con lo que el agua acumulada en la subida se sale y me moja mis chanclitas otra vez. Sube para bajar (qué dilema) la manguera y tapa el tinaco.

Después de tanto trajín sudé, me enlodé, me raspé mi rodilla, pero ya hay agua para bañarme, algo que realmente necesito.

Ya solo les platico que en una emergencia semejante pero hace unos 30 años, fui a dar a casa de Rafael, urgía un buen baño y me prestó sus instalaciones.

Al entrar en su regadera, que me encuentro las llaves para el agua: una arriba y la otra abajo en distribución vertical. Yo estaba acostumbrado a mi regadera, con llaves en distribución horizontal donde, viéndolas de frente, la del lado izquierdo permite la salida del agua caliente y la fría sale girando la del lado derecho.

Yo ingenuo, que le pregunto a Rafael ¿Cuál es la de arriba y cuál es la de abajo? El $%#/)&$ de su ###&=? Se mete a la regadera y con su dedito muy estirado, señalando la llave que estaba en la parte superior me dice: Esta es la de arriba.
Me voy a comprar mi jícara.

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!