sábado, 24 de noviembre de 2012

¿Que no puedo escribir lo que quiera por ser escritor chafa?

Ya habíamos quedado que el sábado y domingo no me pelan y ya no iba a escribir, pero me ganó la muina….

Acabo de leer un Blog publicado en abril, 2012; donde se critica duramente lo que escribimos los terrícolas normales.
No todos somos intelectuales, superdotados y vanidosos dueños de la verdad y la forma de decirla y acá su Conocedor, menos que todos.

La autora Carmen Pacheco (que ni idea tengo quién sea), llama a estos textos desde “frases de no más de 140 caracteres y no llega ni siquiera a escupitajo vital” hasta “narraciones baratas”.
Menciona también: “hay cosas que se sienten, se piensan o se sufren que no deberían ser publicadas nunca, sobre todo si uno no tiene la habilidad para comunicarlo adecuadamente y sobre todo, si no tiene un buen propósito para hacerlo”

Aquí el link a este texto. http://carmenpacheco.es/enfermedades-de-internet-las-malas-narraciones/

Yo pregunto: ¿Quién me da permiso de escribir? ¿A quién le pregunto qué puedo escribir? ¿Quién me cataloga y corrige porqué es intelectual o un@ gran escitor@?
Me respondo: NADIE.
También pregunto: ¿Solo los muy instruidos, que tienen buena letra, acomodan bien sus cajones, cuentan con excelente redacción y ortografía tendrán derecho a expresarse?
No creo…. No le saquen a Internet, aquí sí hay más “democracia”.

¿O será que sus medios tradicionales se están haciendo chiquitos? ¿Qué el público ha encontrado otras opciones que le resultan más atractivas? Puede ser….

La crítica no se limita al escritor@, también el – la lector@ sale mal parad@ al decirle: “No se editan, ni siquiera se autoeditan, y rápidamente quedan validadas por lectores de escaso criterio que las alaban, las reproducen, las imitan y las contagian.”

En nuestro canal de Neurótica TV, hemos recibido comentarios muy buenos y muy malos (ya nos dijeron que la gente de TV no se debe meter en Internet: ¿Dónde dice?). Todos son válidos y se toman en cuenta.
http://www.youtube.com/user/NeuroticaTV

Cualquier medio de comunicación tiene una gran ventaja para el público. Se puede decidir leerlo, verlo, escucharlo o no.
Si no les gusta: ¡Cámbienle, apánguenle, a otra cosa y ya! Pero nunca permitan que nadie les diga qué decir o cómo decirlo.

Como la del perro amarrado:
El que quiera que me lea, el que no, PUES NÓ.

 
¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!