martes, 13 de noviembre de 2012

No solo ejercicio, dieta también.

Ya les platiqué de mis rutinas deportivas, ahora va la cruel dieta:

Todo inicia con el desayuno………………. Un café, media toronja y un vasito de yogurt sin azúcar, me torturan.

A media mañana un pepino o 2 rábanos sin nada (paso ambos, mejor morir de hambre).

Luego a medio día 100g de carne cruda es la medida, que cocinada se hace como para un tenedor y ya, una taza (hay tazotas, pero la conciencia no me deja) de consomé, eso sí, verdura libre (me siento burro y no por no estudiar) de postre…nanay. 

Media tarde, la panza cruje como casa abandonada, 2 rebanadas de jícama o un jitomate, han oído de peor tentenpie que eso… pero con el hambre, me sabe a gloria.

La ansiada hora de la cena: 2 sardinas; ¿2 sardinas? No la frieguen, mejor 2 salchichas (de pavo porque si es de puerco puedo morir de infarto), otra con la verdura libre (me comí como 2 kg de brócoli estoy empachado, eso de libre no es tan libre) y un café. 

Si sobrevivo a la dieta y al brócoli, voy a ser una “varita de nardo” diría mi madre, que normalmente me dice que estoy “hecho un cerdo”, me resultó retefranca.

Voy a tener que utilizar todos mis poderes de Conocedor para prepararme más platillos dietéticos pero muy sabrosos…… no le entro al atún en agua con lechuga pero si al salmón con alcachofas.
 
Total, que si la calidad de vida, que si la salud, que si el azúcar y el colesterol, ya qué, ha cumplir con la dieta y el ejercicio. Me falta el asunto de la fumada, ese luego veo.

Eso si, le pedí permiso a mi Doc, que también es tragón como su Conocedor paciente, si podía yo comer alguna cosita no tan dietética un día a la semana. ¡Me dijo que me cuide 6 días y uno me destrampe, pero poquito!
 
OOOHHH EXÓTICOS PLATILLOS, NOS VEMOS CADA SÉPTIMO DÍA.

¡Vive! ¡Disfruta! ¡Comparte!